Importantes marcas como PepsiCo, Walmart o Verizon han decidido revisar sus contratos de publicidad con Google en respuesta a la emisión de sus anuncios en vídeos ofensivos en YouTube, pese a las disculpas de la compañía, un castigo que desvela un conflicto latente en este negocio digital.
El sistema automatizado de inserción de anuncios de Google colocó los nombres de los anunciantes en vídeos de contenido racista y antisemita. Este viernes, Starbucks y General Motors decidieron retirar sus anuncios de YouTube, mientras que PepsiCo y Walmart han suspendido su inversión en publicidad de Google, a excepción de los anuncios personalizados en búsquedas. Otras marcas, como FX Networks, parte de 21st Century Fox,

Comentarios de facebook